fbpx

Visita a la localidad de Bled y su lago

Bled es una pequeña localidad situada al norte de Eslovenia, muy cerca de la frontera con Austria. ¿Dónde queda Bled? Está a uso 50 kilómetros de distancia de la capital del país, por lo que, si te alojas en Liubliana, es una buena opción hacer una excursión a Bled (si quieres hacerla organizada y olvidarte de planearla, echa un vistazo a esta excursión). Este pueblo se expande por 188,5 km² de superficie y tiene una población un poco superior a los 9000 habitantes.

¿Qué hacer y qué visitar en Bled?

A pesar de ser una población pequeña, hay bastantes cosas que ver en Bled y alrededores y es una buena opción para alojarte, pues es más tranquila que las grandes urbes. Si quieres hacer una visita guiada para no perderte nada, aquí tienes una sugerencia. Si prefieres hacerlo por tu cuenta, aquí van las atracciones o lugares más importantes que ver en Bled, Eslovenia.

El lago Bled 🚣🏻‍♀️

El lago Bled (Blejsko jezero) es de los más conocidos y visitados de Europa y razón por la que mucha gente decide visitar esta zona. Es un lago glaciar con unas dimensiones de de 2120 m por 1380 m y que llega a tener una profundidad de 30,6 metros. Esto no debe impedir que te pegues un chapuzón si hace buen tiempo.

Probablemente, es la atracción más conocida y bonita del lugar e, incluso, ha sido sede del Campeonato mundial de Remo varios años.

Puedes pasear por la orilla del lago (entre hora y media o dos horas para recorrerlo entero) y disfrutar de la tranquilidad y de las vistas tan bonitas. También puedes optar por hacer un paseo en barca.

En este caso, tienes dos opciones. Por un lado, puedes comprar un ticket para un viaje en pletna (una embarcación de madera típica de la zona llevada por los pletnarjis) hasta la isla. El precio es de 11 € para adultos y de 6 € para niños. Las pletnas transportan pequeños grupos hasta la isla, te dejan una media hora para que la recorras a tu ritmo y, después, te llevan de vuelta a la orilla del lago.

Por otro lado, puedes alquilar una barquita (entre 15 y 20 € la hora, dependiendo de la empresa) y explorar el lago por tu cuenta. Ten presente que no es lo mismo que te lleven a tener que remar tú…

La Isla de Bled 🗾

Esta isla (Blejski otok) es la única natural del país. Como he mencionado anteriormente, se encuentra en el lago, en la zona occidental. Su superficie es pequeña, de 0,82 hectáreas. Como ya sabes, puedes llegar a la isla si te llevan en pletna o si alquilas una barquita para it por tu cuenta.

En la isla, está la Iglesia de la Asunción. Este edificio del siglo XVII es de estilo barroco. Si tienes tiempo y decides entrar a visitarla, encontrarás el altar de oro, el campanario del siglo XV con la conocida Campana de los deseos y restos de un fresco del siglo XIV. En el año 1999, la iglesia fue declarada como monumento cultural de importancia nacional. El precio de la entrada para la iglesia y para la casa de exposiciones de la Casa Provost es de 5,50 € para adultos y de 0,90 € para niños.

El Castillo de Bled 🏰

El Castillo de Bled (Blejski grad) está construido a 130 metros de altura, sobre la cima de un acantilado que se alza en la orilla norte del lago. La construcción actual data del siglo XVI, aunque el castillo ya fue nombrado por primera vez en el año 1011.

Para llegar a él, puedes darte un paseo por uno de los tres caminos (con calma, porque son bastante empinados) o en coche (con parking gratis). Obviamente, te recomiendo que, si puedes, subas andando. Merece la pena.

Una vez hallas llegado, podrás visitar el castillo. En él, hay una capilla gótica del siglo XVI, la bodega del castillo, un museo con armas, armaduras, joyas, mobiliario antiguo… algunas tiendas y también hay un restaurante (un poco caro), por si decides comer algo antes de bajar.

Sin embargo, personalmente, lo mejor del castillo son las vistas que te ofrece del lago, de Bled y de las montañas que lo rodean. Solo por eso merece la pena subir. La entrada al castillo vale 10 € para adultos y 5 € para niños. Está abierto desde las 8 de la mañana hasta las 6, 8 o 9 de la tarde, según la época del año.

Otros lugares y actividades de Bled 🎇

Los lugares mencionados anteriormente son los imprescindibles de esta localidad. Sin embargo, hay más cosas que puedes hacer si vas a pasar más de un día en Bled. Aquí tienes unas cuantas.

Si te gustan las emociones fuertes y vas a Bled en verano, puedes descender por la colina Straza Bled en una especie de vagoneta sobre un rail. La subida a la colina la puedes hacer en telesilla o a pie.

Las vistas que tienes una vez arriba y durante el descenso son impresionantes, como desde el castillo. El descenso es seguro y tienes frenos para controlar la velocidad. También hay otras actividades de aventura en la cima además del descenso.

Si vas en julio, en el penúltimo fin de semana se celebra el Festival Bled Days y también la Bled Night. Durante estos días, muchos turistas visitan Bled para disfrutar de música al aire libre y de puestos de productos artesanos, a lo largo del paseo del lago.

La Bled Night es la parte más conocida del festival y transcurre al anochecer. Un montón de barcos salen al lago y dejan velas metidas en cáscaras de huevo. Al final, hay alrededor de 15 000 velas encendidas repartidas por el lago.

La garganta de Vintgar se encuentra a unos 5 km al noroeste de Bled. ¿Cómo ir de Bled a Vintgar? Al estar a una distancia cercana, es una opción muy buena para ir en bici o, si te atreves, andando. Esta garganta, que se extiende por el río Radovna, tiene unas paredes de entre 50 y 100 metros de altura y una longitud de 1,6 kilómetros.

A lo largo del recorrido que es muy fácil de seguir por el sendero de madera, encontrarás zonas con rápidos y piscinas naturales. Al final de la garganta, se encuentra la cascada Sum, la fluvial más alta de Eslovenia con 16 metros de altura. Recorrer la garganta y volver te costará alrededor de hora y media. La entrada cuesta 5 € para adultos.

Además, también podrás hacer actividades deportivas como rutas de senderismo, equitación, navegar en kayak, jugar a golf, pescar…

Visitar Liubliana 🇸🇮

Por supuesto, si el lugar donde eliges alojarte es Bled (es donde yo me hospedé y la verdad es que es muy tranquilo y bonito para unas vacaciones relajantes), debes visitar la capital de Eslovenia.

Liubliana se encuentra a unos 50 kilómetros al sur de Bled. Por lo tanto, es una opción ideal para visitar en un día. Puedes ir de Bled a Liubliana (y viceversa) de las siguientes maneras:

  • En autobús: hay buses que te llevan entre ambas ciudades con frecuencia. Puedes comprar el billete en la estación o al conductor del autobús (la segunda opción es más barata). El precio es de 6,30 € por trayecto. La duración es de alrededor de una hora.
  • En tren: hay trenes con mucha frecuencia desde la estación Lesce-Bled a Liubliana. Lesce-Bled no está en el centro de Bled, por lo que te tendrás que desplazar. El precio varía entre 5 y 7 € el trayecto (depende de si el tren es nacional o internacional) y dura entre 40 minutos y 1,5 h (según las paradas que haga el tren). Por lo tanto, por menos de 15 € podrás ir a la capital y volver.
  • En coche: ya sea con taxi o con tu coche (o alquilado), puedes recorrer la distancia entre ambas ciudades por la carretera E61. Tardarás entre 45-50 minutos. En este caso, es mejor que compruebes en el momento de conducir qué ruta te vendrá mejor, por si hay algún problema en las carreteras.

Liubliana es una ciudad muy agradable para visitar paseando. Por sus calles disfrutarás de monumentos como el Castillo de Liubliana, la Catedral de San Nicolás, la Iglesia Franciscana, el Puente de los Dragones o la Plaza Preseren, entre otros. Si planeas hacer esta “excursión”, échale un vistazo a la guía de qué hacer en Liubliana para que puedas organizar bien tu visita a la bonita capital.

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *